Clemco Produkte Header
Válvuta dosificadora

Válvuta dosificadora

La válvula dosificadora es uno de los componentes principales de cualquier equipo de chorro , y regula el caudal respectivo de abrasivo en la corriente de aire. Para limpiar a chorro de manera eficaz no se puede aplicar el principio de «cuanto más, mejor». Se trata más bien de lograr la dosificación correcta entre abrasivo y aire. Una cantidad de abrasivo insuficiente no proporciona un rendimiento adecuado, y el rendimiento superficial es menor. Por el contrario, el exceso de abrasivo bloquea su flujo y reduce la velocidad de salida de la mezcla de aire y abrasivo, lo cual afecta también al rendimiento. Además, se produce un desperdicio innecesario de abrasivo. Por tanto, hay que procurar siempre que la dosificación sea correcta para el abrasivo respectivo. Esto se reconoce por una ligera coloración en la salida de la boquilla, similar a la llama de una vela.

Clemco tiene en su gama de productos diversas válvulas dosificadoras  de abrasivo para distintas finalidades. A continuación, se ofrece una lista de las principales válvulas:

Válvula dosificadora SA: esta válvula se utiliza sobe todo en nuestras cabinas. Es compacta y también está disponible como variante con goma. El recubrimiento de goma previene el desgaste y, por tanto, hace que sea ideal para el montaje fijo en una cabina.

Válvula dosificadora FSV: dosificación fácil a través de un regulador deslizante. Es muy robusta, por lo que resulta óptima en los trabajos en exteriores como, por ejemplo, en obras de construcción.

Válvula dosificadora Quantum K (QK): a diferencia de la válvula FSV, esta válvula de dosificación tiene una rueda de ajuste con la que es posible una dosificación muy precisa. Por su estructura, también es ideal para abrasivos agresivos y finos.

Válvula dosificadora PT: esta válvula tiene una rueda de ajuste para la dosificación de abrasivo y se acciona neumáticamente. Está acoplada a la palanca manual y el aire comprimido, y solo se abre si se activa a través del aire comprimido. De lo contrario, la válvula permanece cerrada. Por una parte, esto permite ahorrar abrasivo y, por otra parte, la arenadora se puede utilizar también para soplar solo con aire comprimido el objeto sobre el que se aplica el chorro. Además, es ideal para procesos de limpieza por chorro automatizados que requieren una corriente uniforme de abrasivo.